DOCUMENTOS ARCHIVO SIMÓN RUIZ 26 / MARZO – ABRIL 2020
Cartas de fray Diego de Miranda en Sevilla a su hermano Simón Ruiz en Medina del Campo
Monasterio de San Benito de Silos, Sevilla: 29 de mayo a 3 de diciembre de 1569
Manuscrito sobre papel / bifolios
Archivo Simón Ruiz. ASR, CC, C 9, 183-187



El profesor Manuel Basas Fernández estudió las cartas que fray Diego de Miranda remitió a su hermano Simón Ruiz entre 1575 y enero de 1581 siendo abad del monasterio de San Juan de Burgos. Sin embargo, este investigador afirma no haber visto las más de cien cartas que el mismo fraile envió desde Sevilla donde fue abad del monasterio de San Benito de Silos durante cinco años, entre 1569 y 1574. Dejando para otro estudio el análisis de este conjunto epistolar, veremos en esta ocasión las cinco primeras cartas sevillanas que corresponden al primer año de su estancia en la ciudad hispalense.

Fray Diego, que utiliza el apellido materno Miranda, vino para tomar posesión de la nueva dignidad a Sevilla donde llegó tres días antes de la Pascua de 1569, muy fatigado y a punto de enfermar debido a los calores del viaje. No entró en la ciudad donde se había desatado un brote de peste que tuvo su inicio en la Navidad del año 68, coincidiendo con el comienzo de la guerra de las Alpujarras y que empezó a ser especialmente virulenta a partir de los meses más cálidos cuando las temperaturas más elevadas facilitaron la propagación de la enfermedad extendiéndose la pestilencia por toda Andalucía occidental. Fray Diego se dirigió directamente al monasterio donde fue muy bien recibido y agasajado con solemnidad como nuevo prelado. Se presentó en Sevilla con cartas de recomendación para el regente y asistente de la ciudad, Fernando Carrillo de Mendoza y Villarreal, conde de Priego, y contó con la buena disposición y ofrecimiento de amistad por parte de fray Antonio Hurtado, famoso predicador benedictino estante en Sevilla y, como el nuevo abad, natural de Belorado (Burgos). Tenía intención el padre Hurtado de escribir allí sus libros, pero debido a la peste obtuvo licencia para marchar y acabar como abad del monasterio burgalés de Santo Domingo Silos.

A medida que el verano avanza nuestro fraile se fatiga y enferma de calentura pues “las calores son tan recias que parece no se poder llevar. Pero en nuestra casa todo es aceptable”, escribe a su hermano Simón. Se instala en un aposento de la planta baja del monasterio que cuenta con una fuente en medio de un jardín plantado de naranjos con frutos agridulces, “tan fresco y tan templado que no siento verano… y no hay prelado tan bien aposentado… es tanta la concordia y amor que parece que Dios mora en esta casa y no hay cosa igual en la Orden”.

Como abad del monasterio se encarga de saldar una deuda que este establecimiento tiene con la Orden en el repartimiento de Navidad de 1568 y por el gasto de unos misales y breviarios. Con este fin entrega 32.000 maravedíes a Francisco de Mariaca, factor de los Ruiz en Sevilla, para que los haga llegar a Simón y este pague a fray Rodrigo Gutiérrez, secretario de su Congregación o, mejor, los dé al padre fray Cristóbal de Agüero, prior de San Benito el Real de Valladolid, al que fray Diego remite cartas habitualmente a través de su hermano. Asimismo, otros tantos dineros entregó a Mariaca que habrían de servir para pagar a Lope de Arziniega -criado de Simón Ruiz en Medina del Campo- un vestido que compró para un amigo gentilhombre y pide que se le envíen a Sevilla una estameña y unas mantas frazadas.

En las cartas de fray Diego de Miranda está presente la preocupación por la familia. Es constante el interés por la salud de su hermano Simón y de su primera esposa, María de Montalvo. Le duele la situación de su hermana María Ruiz Envito, viuda ya por entonces, que sigue viviendo en Belorado. En 1568 su hija, Juana de Salazar, casó con el licenciado Frías y al año siguiente murió de hidropesía estando ausente su marido en Madrid. Su otro hijo, Diego de Salazar, del que reniega y al que llama bellaco y ladrón, estaba en esta fecha asentado en Sevilla desde donde escribe a la madre pidiéndo dinero con la intención de embarcarse para Indias. Escribe el padre fray Diego de Miranda en 29 de junio de este año de 1569 a Simón Ruiz: “vista la pena de la señora nuestra hermana por la muerte de su hija tan amada y visto la peste de esta ciudad, parecióme convenía sacar de ella a Diego de Salazar y enviarle a su madre para alivio… él no me descontenta ni hace desatinos ni tiene vicios como otros de mujeres o juegos y es más sentido de lo que muestra y así va con mi licencia y bendición. Y vuestra merced no sea tan áspero con él porque en verdad que no lo merece el mancebo y he rogado a Mariaca le provea”. Sabemos por el trabajo del profesor Basas que Simón Ruiz encaminó a Diego de Salazar hacia Belorado encomendando a otro sobrino, Antonio de Heredia, hijo de su hermana menor Isabel, que pusiera a su primo a trabajar en el negocio de las lanas.

La última de las cartas de fray Diego que analizamos es de fecha 3 de diciembre y en ella hace relación de los regalos que envía por Navidad a Simón Ruiz para repartir entre hermanos y sobrinos. Seis barriles de aceitunas que por su calidad y singular adobado preparado por el propio fray Diego se pueden comer con pan: tres para la casa de Simón Ruiz y los otros para las dos sobrinas monjas, María agustina e Isabel carmelita descalza; y otro para el maestro Rodrigo, maestro del sobrino Vitores, hermano de las anteriores. A la hermana María Ruiz Envito, a la que no escribe, le manda dos cajas de carne de membrillo que pesan cada una seis libras pidiendo a Simón que se las envíe a Belorado.

Fernando Ramos González


BIBLIOGRAFÍA

Basas Fernández, Manuel,  “Fray Diego de Miranda, abad de San Juan (Burgos) y hermano del mercader Simón Ruiz”, Boletín de la Institución Fernán González. 3er trim. 1961, Año 40, nº 156, pp. 646-661.

Berganza, fray Francisco de, Antigüedades de España, propugnadas en las noticias de sus reyes, en la coronica del Real Monasterio de San Pedro de Cardeña, en Historias, Cronicones, y otros instrumentos manuscritos…, Parte Segunda, compuesta por el R.P.M. fray Francisco de Berganza. Madrid, 1721, pp. 311-313.

Fernández Rojas, Matilde, Patrimonio artístico de los conventos masculinos desamortizados en Sevilla durante el siglo XIX. Benedictinos, dominicos, agustinos, carmelitas y basilios, Secretariado de Publicaciones de la Diputación de Sevilla, 2008.

Hermoso Rivero, José Mª, “La epidemia de peste de 1569 en Sanlúcar de Barrameda. Un tiempo de crisis en la capital de los duques de Medina Sidonia”, en In Medio Orbe (II): Personajes y avatares: actas del II Congreso Internacional sobre la I Vuelta al Mundo, celebrado en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) los días 20 y 21 de septiembre de 2017. M. Parodi Álvarez (coord.), Sevilla, Junta de Andalucía, Consejería de Cultura, 2017, pp. 243-256.

Yepes, fray Antonio de, Crónica General de la Orden de San Benito, por el Maestro fray Antonio de Yepes, tomo VI, centuria VI, en Valladolid, por Francisco Fernández de Córdova, 1617, nº 53.


<< Documentos del Archivo Simón Ruiz