Antoniana Margarita …

Gómez Pereira
Medina del Campo: imprenta Guillermo de Millis, 1554
Impreso sobre papel / 30×20 cm
(encuadernado junto con otra obra de Gómez Pereira
Novae veraque medicinae experimentis…)
Medina del Campo: Impr. Francisco del Canto, 1558
Biblioteca Hca. de la Universidad de Salamanca

Antoniana Margarita …

Gómez Pereira
Madrid, Imprenta de Antonio Marín, 1749
Impreso sobre papel / 30 x 20 cm
Biblioteca Hca. de Sta. Cruz. Universidad de Valladolid

c_antoniana

Antoniana_Madrid1749

El importante médico y filósofo Gómez Pereira nace en Medina del Campo en 1500 (celebramos por tanto durante año el V Centenario de su nacimiento); hijo de mercaderes de paños asentados en la Rúa Nueva, estudia medicina y filosofía en Salamanca –fue discípulo de Juan Martínez Silíceo- y ejerce su profesión en Medina, Burgos, Segovia, Ávila y otras ciudades castellanas. Su prestigio, especialmente como clínico, llega hasta la Corte, siendo requerido para ocuparse de los cuidados médicos del príncipe Carlos. Sin embargo, su mayor gloria la alcanza con la publicación de un libro actualmente poco conocido, pero de enorme trascendencia en la historia del pensamiento y la filosofía: la Antoniana Margarita, obra titulada con los nombres de sus padres, de la que apenas se conoce una veintena de ejemplares de su primera edición (Medina del Campo, Imp. de Guillermo de Millis, 1554). También muy rara es la edición impresa en Madrid, en la imprenta de Antonio Marín en 1749, publicada en unos años –mediados del siglo XVIII- en que se redescubría la obra de Pereira, especialmente en los países europeos; incluso se habla de una supuesta segunda edición impresa en Francfort en 1610, que reseña Nicolás Antonio, pero que nadie ha visto.

También Pereira publicó, cuatro años después de la Antoniana, una obra dedicada a los asuntos médicos: la Novae veraque medicinae experimentis… (Medina del Campo, Impr. de Francisco del Canto, 1558); considerada como una segunda parte de la Antoniana, en ella se rechazan las doctrinas de Galeno acerca de las fiebres, sus causas y clases, y, contra la opinión de Aristóteles, se consideran éstas como los esfuerzos de la naturaleza para restablecer el equilibrio normal del organismo. En general, Gómez Pereira fue siempre un hombre de ideas independientes, enemigo del criterio de autoridad respecto a las cosas observables, admitiendo para ellas sólo la autoridad de la experiencia.

En la Antoniana Margarita, Gómez Pereira enuncia nuevas teorías filosóficas, precursoras de las que más adelante difundirá Descartes en sus obras. Los contradictores del cartesianismo serán los primeros en señalar las claras coincidencias entre los planteamientos del medinense con los del pensador francés, llegando incluso a tachar a éste de plagiario. Cerca de cien años antes de la publicación del célebre Discurso del Método, ya podía leerse en la Antoniana: “Conozco que yo conozco algo. Todo el que conoce es. Luego, yo soy“.

Quizá la teoría más conocida de las recogidas en esta obra, sea la del automatismo de las bestias, base de la moderna fisiología, que defiende que los animales no tienen ni alma “racional”, ni “sensitiva”; esta proposición originará un largo debate dialéctico que, como bien se ha apuntado, nació en un lugar y en un momento histórico poco apropiados. De otra parte, Pereira combate las formas sustanciales de los aristotélicos, impugna los tres principios escolásticos y el concepto de la materia prima, defiende la teoría del conocimiento directo,… y otras muchas ideas innovadoras que suponen una auténtica revolución en el pensamiento filosófico de su tiempo; en este sentido, han sido varios los autores que han considerado que en esta obra se intuyen las bases del método científico.

Antonio Sánchez del Barrio