P1010220La importancia de la Plaza Mayor de Medina del Campo en la historia del urbanismo está fuera de toda duda y son muchos los autores que se han referido a ella como un hito fundamental en la evolución de la tipología de la “plaza mayor porticada”, a partir de las pioneras ordenanzas que se establecen para el atajo del fuego en 1492 y 1520. Desde su configuración en los tiempos medievales en un cruce de cañadas, hasta la profunda renovación de los inmuebles que la componen  entre las últimas décadas del siglo XIX y las primeras del XX, tras la llegada del ferrocarril, nuestra Plaza Mayor ha sido el reflejo de las sucesivas etapas de la historia de la villa. Esto queda de manifiesto, incluso, en los diferentes “nombres propios” que ha conocido a lo largo de los siglos: “Plaça de Santantolín”, Plaza del Mercado, de la Libertad, de la Constitución, de la República, de España o de la Hispanidad.


En esta ocasión nos ha interesado profundizar en su faceta de espacio físico construido en el que se han ensayado modelos urbanísticos y arquitectónicos; por ello, además de estudiar sus orígenes, evolución histórica y elementos singulares, hemos querido documentar su actual conjunto edificado, asunto que aún estaba pendiente de investigación rigurosa. Gracias a la revisión exhaustiva de los fondos inéditos del Archivo Municipal referidos a proyectos de nueva construcción, ampliaciones, reformas parciales o nuevas alineaciones, podemos conocer ahora las características de los edificios de viviendas que configuran este espacio, las obras públicas realizadas por el Ayuntamiento y, asimismo en primicia, los nombres de los arquitectos o maestros de obras que intervinieron en cada caso.

El resultado de estas investigaciones se recoge en el libro catálogo de esta exposición, donde puede encontrarse en edición digital: el catálogo de inmuebles que componen la actual Plaza Mayor, con todas las referencias documentales encontradas en el Archivo Municipal; una interesante colección de planos de alzado y planta de estos edificios y, por último, una selección de cien imágenes fotográficas de la plaza, fechadas entre 1854 y 1965 (con algunos dibujos, grabados o planos históricos de los siglos XVI al XIX). Por su parte, en la exposición se muestra una treintena de los más conseguidos planos originales conservados, junto con reproducciones de fotografías históricas que ilustran los aspectos más significativos de este gran espacio de encuentro social, mercantil y festivo.