Caja fuerte
 

 Taller alemán. 1550-1570
 Hierro forjado
/ 31 x 70 x 37 cm
 Fundación Museo de las Ferias (depositada en el Museo de las Ferias)


caja_1


Como es bien sabido Simón Ruiz Envito (Belorado, 1525 – Medina del Campo, 1597) fue uno de los principales hombres de negocios de la segunda mitad del siglo XVI, cuya fortuna se fraguó, primeramente, en sus grandes éxitos como mercader de lienzos y manufacturas textiles a escala internacional y, más adelante, gracias a su dedicación a las actividades financieras y dinerarias. Los cinco últimos años de su vida los dedicó a la construcción de un gran hospital, su gran obra de mecenazgo. Entre los bienes que forman parte del patrimonio de la Fundación que creó en 1597, se encuentra esta caja fuerte que quizá sea la misma que aparece mencionada en un inventario de las propiedades de nuestro personaje realizado en 1573; la cita dice lo siguiente: “un cofrecillo de yerro en que estava el dinero y ay en el unos papeles y librillos de quentas…”.

La pieza corresponde a una tipología bien conocida de arca de caudales originaria del sur de Alemania -con las ciudades de Nuremberg y Augsburgo como principales centros de producción-, desde donde se exporta a toda Europa entre los siglos XVI y XVIII. Elaborada con gruesas chapas de hierro forjado, está reforzada en las aristas y los cantos con tiras del mismo material aseguradas con clavos de cabeza redondeada. Presenta en el interior de la tapa un complicado sistema de resortes, flejes y ballestas, que se acciona mediante el giro de una sola llave con la embocadura situada en la parte central de la tapa. En la zona de los goznes o bisagras lleva dos guardas fijas que se enclavan al cerrar la tapa; dispone de cinco pestillos en resbalón que se cierran por presión simple sobre la tapa y se abren mediante la acción de la llave de cerradura sobre un complicado juego de corredera y balancines con resortes de recuperación, relacionados todos entre sí de forma laberíntica y sucesiva. En su cara frontal aparece una bocallave fingida y en sus flancos dos pasadores con argollas que revelan la existencia de dos gruesos candados (no conservados) que afianzarían aún más su seguridad.

El propio sistema de cerramiento, además de ser en sí mismo un conjunto de realce ornamental, presenta varios broches o botones florales de cobre y sencillas labores vegetales cinceladas en algunos de los elementos. Tras su limpieza y restauración -mostraba un burdo repinte acrílico contemporáneo- pueden apreciarse en la parte exterior de uno de los laterales, junto a las asas, restos de la policromía original con motivos florales en tonos blanco, verde y rojo, que nos dejan entrever las características de su decoración pintada externa, particularidad muy habitual en este tipo de piezas. Con motivo del V Centenario de la creación de la Casa de Contratación de Sevilla esta pieza formó parte de la exposición organizada en esa ciudad.

Antonio Sánchez del Barrio