PIEZA DEL MES - OCTUBRE 2005


Caja de escribir (adaptada para sagrario)

Anónimo italiano (taller de Milán o Roma ?)
Tercer cuarto del siglo XVI
Cincelado y damasquinado sobre metales / 37’5 x 36 x 22’5 cm.
Convento de San José de MM. Carmelitas Descalzas. Medina del Campo


AMPLIAR IMAGEN






 

 
 

Esta singular caja de escribir o escritorio portátil, actualmente adaptado para sagrario, es una obra artística excepcional, tanto por su rareza, como por su primorosa ejecución.

Toda ella realizada con cuidadas labores de damasquinado en plata, oro y cobre dorado sobre planchas de hierro claveteadas al armazón de madera, su portezuela está formada por un conjunto arquitectónico clasicista de tres cuerpos, sobre basamento de decoración romboidal, en el que aparecen personajes de la Antigüedad vestidos a la moda romana dentro de hornacinas rematadas en veneras y flanqueadas por columnas toscanas. Coronando el conjunto, tras los remates superiores de la arquitectura, hay representada una ciudad ideal en la que descuellan infinidad de edificios almenados, cuerpos torreados, cubiertas a dos vertientes y galerías abiertas.

Bajo esta estructura frontal superior, en la que es evidente la búsqueda de la perspectiva, hay otra inferior en plano inclinado en la que hay un paisaje formado, de una parte, por una construcción con arquería de medio punto en la planta baja y ventanales cuadrados en el primer piso y, de otra, por una escena marítima con dos embarcaciones de vela –un gran navío en primer término y una galera al fondo- junto a lo que parece una vista idealizada de un muelle porticado provisto de una escalinata que llega hasta el agua. Los bordes laterales de esta monumental portada están rematados por otras planchas, en las que claramente se observa la continuación del paisaje marítimo citado por su parte superior. Los demás lados de la pieza están cubiertos por telas de seda beige claro, entretejidas con hilos de plata que forman motivos florales; las aristas quedan guarnecidas con tiras de pasamanería dorada. En el interior, para su transformación en sagrario, se han dispuesto tres espejos enmarcados por bandas de encaje de hilo de oro.

Está comprobado desde muy antiguo el uso de estos pequeños muebles portátiles cuadrangulares de madera, con puerta o tapa muy ornamentada y fijada con bisagras, que se apoyaba sobre las rodillas para poder escribir con cierta comodidad, guardando en su interior los útiles necesarios para ello (plumas, tinteros, papeles, etc.). Su restauración, efectuada en el Instituto del Patrimonio Histórico Español, en 1999, por Mª Elena Martín Martín, propició su primer estudio histórico a cargo de la Dra. María Jesús Sánchez Beltrán. Por él sabemos de la existencia de otras dos piezas damasquinadas muy parecidas a la conservada en el convento carmelita de San José: un pequeño joyero perteneciente a los fondos de la Fundación Lázaro Galdiano, de origen milanés y fechado en el último tercio del siglo XVI, y un escritorio realizado en Roma en 1561 por Juan Giamín, donado por Felipe II en 1569 al monasterio de Guadalupe. Este último, al igual que el de Medina, fue adaptado para sagrario y actualmente se encuentra en el retablo mayor de la iglesia del citado monasterio extremeño.

<< Piezas del Mes 2005

Antonio Sánchez del Barrio