PIEZA DEL MES - MARZO 2003


Escultura orante del obispo Juan Ruiz de Medina
Juan Rodríguez, Pedro de Salamanca y colaboradores

Hacia 1540
Madera policromada
85 x 54 x 20 cm.
Retablo Mayor de la Colegiata de San Antolín


Con la elección de la escultura que representa al obispo Juan Ruiz de Medina como "Pieza del Mes" de marzo, la Fundación Museo de las Ferias quiere recordar nuevamente la conmemoración del V centenario de la construcción de la Colegiata de San Antolín, justo en el mes en que se cumplen los quinientos años de la adquisición, por parte de dicho personaje, del patronato de su capilla mayor (concretamente, el 14 de marzo de 1503), empezando poco después las obras de la nueva construcción por su cabecera y torre. Estos primeros trabajos se encargarán apenas un mes después al cantero Maestre Felipe y al carpintero Francisco de Çorita, con el compromiso de concluir la referida cabecera en un período de dos años.

La vida del obispo Juan Ruiz de Medina puede ser considerada como un buen modelo con el que ilustrar la intensa actividad de Estado que algunos prelados y altas jerarquías de la Iglesia desempeñaron cerca de la Corte, en este caso durante el reinado de los Reyes Católicos, dejando en un segundo plano sus labores pastorales. Nacido en Medina del Campo y formado intelectualmente en Salamanca, ocupó, tras su doctorado en Cánones, la cátedra de Prima en la Universidad de Valladolid y sucesivamente las sillas episcopales de Astorga (1489), Badajoz (1493), Cartagena (1495) y Segovia (1502); de otra parte, fue también, hasta el momento de su muerte, acaecida en Segovia el 30 de enero de 1507, presidente de la Real Chancillería de Valladolid (desde 1501) y abad de la Colegiata de su villa natal, en cuya capilla mayor se halla sepultado. Varias veces embajador de la corona castellana, le fueron confiados delicados asuntos diplomáticos ante Francia y la Santa Sede que supo resolver con éxito, ganándose el favor de los monarcas, de cuyo Consejo Real fue miembro destacado.

La escultura que le representa en actitud orante, perteneciente al monumental retablo mayor de la Colegiata de San Antolín, se encuentra situada en una hornacina del banco, justo en la base del contrafuerte lateral del lado del evangelio, en posición simétrica respecto a la que representa a Dª Catalina de Sedeño, donante del referido retablo. De este modo, los patronos de la capilla y el retablo aparecen representados en tan singular conjunto artístico. En ambos casos, las piezas sólo están talladas y policromadas en su parte visible, presentando claras analogías estilísticas con otras de bulto redondo que se hallan en las hornacinas del banco y las entrecalles del retablo.

Nuestro relieve representa a Don Juan Ruiz arrodillado sobre un cojín, revestido de pontifical con las insignias propias de su dignidad episcopal. Tocado de mitra, se cubre con una capa pluvial de rica policromía en la que se adivinan medallones con bustos de apóstoles y finas labores decorativas a base de cabezas de angelotes alados, motivos vegetales y detalles piqueteados de gran vistosidad; los plegados de la capa son muy movidos y angulosos llegando a cubrir parte del almohadón, pero dejando entrever, a la altura del antebrazo izquierdo, el manípulo; sobre los largos guantes que enfundan sus desproporcionadas manos orantes, aparecen pintados dos anillos en los dedos índice y pulgar de la mano derecha.

Juan Ruiz de Medina

 

 

Torre de la Colegiata de San Antolín

Respecto a la autoría de la pieza, cabe reseñar, entre los diferentes maestros que participan en la ejecución del retablo, a Juan Rodríguez y Pedro de Salamanca como los escultores más cercanos a las características estilísticas apuntadas; éstos, junto a Isidro Villoldo y otros muchos, formarán un grupo que seguirá los postulados estéticos de Berruguete (estudiados recientemente por el profesor Parrado del Olmo). Uno de los dos artistas citados o, quizá, ambos en colaboración, serían los autores de esta escultura orante que suponemos realizada entre el 22 de julio de 1539, momento en que Cornelis de Holanda y Juan Rodríguez se instalan en Medina para ejecutar el retablo y el 2 de junio de 1543, fecha en que éste último redacta su testamento en el que se alude al conjunto como "asentado y casi acabado".

Imagen del obispo Juan Ruiz en el banco o predela del Retablo Mayor


<< Piezas del Mes 2003