Biblia Sacra … cum Hebraicorum nominum interpretatione

Lyon: Guillaume Rouillé, 1563
Grabados xilográficos de Pierre Eskrich
Encuadernación en pergamino a la romana, finales del siglo XVIII / 18 x 13 cm
Biblioteca del Convento de PP. Carmelitas Descalzos, Medina del Campo
Obra depositada en la Fundación Museo de las Ferias

biblia_sacra

Se ha dicho que Medina del Campo fue una sucursal de Lyon en cuanto al negocio de la venta y distribución de libros manteniendo ambas villas unas relaciones intensas y privilegiadas. Pero no sólo esto, sino que muy próxima a la ciudad del Ródano está la localidad de Thiers, famosa por producir papel y naipes de gran calidad. Todas estas mercancías iniciarán su viaje a Medina del Campo a través del Loira hasta el puerto de Nantes y en esta ciudad, en la década de 1550 y 1560, los envíos de balas de libros, papel y cajas de naipes pasaban por manos de Andrés Ruiz, hermano de Simón, agente de tránsito y destacado hombre de negocios. Guillaume Rouillé era uno de los mejores clientes de Andrés en cuanto al envío de cargamentos de libros y papel y su destinatario era Gaspar Treschel, su cuñado y su factor, con magazín o tienda en Medina del Campo, gran conocedor del mercado del libro, establecido en España hacía tiempo y emparentado también con libreros de Salamanca como los Portonaris, lo que garantizaba la distribución de los libros en esta ciudad universitaria. Pero este camino de los libros hasta Medina del Campo encontraba un escollo en la renuencia del Santo Oficio por las obras extranjeras y principalmente procedentes de Lyon, ciudad que había caído en manos de los reformistas hugonotes en 1562. Por esta razón, se realizaban controles aduaneros e inquisitoriales en el puerto de Bilbao, si bien es cierto que el personal a su servicio solía hacer la vista gorda en las cargazones de libros a cambio de alguna “compensación” monetaria. Así no era de extrañar que ante las denuncias de libreros castellanos y comisarios del Santo Oficio se realizaran frecuentes visitas de inspección a las tiendas de Medina para localizar libros reprobados o “cubiertas de libros hereges” con gran peligro para los libreros de perder su hacienda y su vida.

La Biblia que presentamos como Pieza del Mes podría definirse como el “caso de obras cruzadas y vidas paralelas” entre dos impresores y dos grabadores. Por un lado tenemos al impresor Jean de Tournes y el ilustrador de sus obras Bernard Salomon que revolucionó la decoración del libro con sus elegantes modelos. De otra parte, Guillaume Rouillé – o Rovillio, como era conocido en España-, librero más que impresor, hombre muy emprendedor y curioso, instruido y gran conocedor del comercio del libro. Con él se estableció Pierre Eskrich o Cruche o Pierre Vase, pues estos tres nombres utilizó este grabador y tallista parisino de ascendencia alemana. Parece ser que Eskrich trabajó en el taller de Bernard Salomon, de confesión protestante como él, en una ciudad como Lyon tolerante en materia religiosa y donde convivían muchos extranjeros. Salomon realizó para los Quadrins historiques de la Bible, unas ilustraciones que siguen el formato de un libro de emblemas que, a modo de glosas pictóricas, acompañan al texto, transmitiendo a través de las imágenes la ética del cristianismo reformista que se había asentado en Lyon. Esta obra salió publicada por Jean de Tournes en 1561, un año después de la muerte de Salomon. Con la desaparición del petit Salomon, los artistas del taller de Rovillio tomaron el relevo con Eskrich a la cabeza. Aunque en aquel entonces fuera común remedar la obra de sus contemporáneos y servirse de modelos de ediciones anteriores, hasta tal extremo imitó Eskrich las composiciones de Salomon que resulta difícil distinguir los grabados de uno y de otro. Se puede concluir por tanto, que esta edición de 1563 de la Biblia Sacra de Rovillio se inspira claramente en los quadrins ilustrados de la Biblia de de Tournes de 1561, añadiendo Eskrich otras xilografías para suplir las que faltaban a Salomon, hasta componer un total de 269 grabados del Antiguo Testamento y 175 grabados del Nuevo Testamento, intercalados en el texto a dos columnas, con apostillas marginales, cabeceras y capitulares xilográficas ornamentadas, así como la portada arquitectónica con dos atlantes y título dentro de un marco.

Hemos de añadir que en el inventario de libros que se lleva a cabo el 29 de marzo de 1571 -estudiado por el profesor A. Rojo Vega- a la muerte de Gaspar Trechsel, de la tienda que éste tenía en Medina del Campo a cargo de Guillaume Rouillé, encontramos 31 ejemplares de esta Biblia en 8º, en buen estado y dispuestos a la venta, tasados en 25 reales cada uno. Asimismo, a través de otros inventarios de libreros franceses estantes en Medina vemos que tanto esta Biblia de Rovillio como la de de Tournes eran las que más se podían encontrar por estas fechas.

 Fernando Ramos González

P1090137

P1090343
P1090298 P1090377