PIEZA DEL MES - MARZO 2006


Retrato de San Ignacio de Loyola

Círculo de Diego Valentín Díaz
Hacia 1620
Óleo sobre lienzo / 66 x 56 cm.
Iglesia de Santiago el Real. Medina del Campo
 

Carta autógrafa de San Ignacio de Loyola
a su hermano Beltrán

Roma, 20 de marzo de 1540
Manuscrito sobre papel / 26’5 x 20 cm.
Iglesia de Santiago el Real. Medina del Campo


La restauración llevada a cabo hace ahora diez años del lienzo que representa a San Ignacio de Loyola, conservado en el antiguo colegio jesuita medinense de San Pedro y San Pablo (actual iglesia de Santiago el Real), puso al descubierto una obra que por su notable calidad ha sido relacionada con la producción artística de algún artista muy cercano a uno de los más importantes pintores de la primera mitad del siglo XVII, el vallisoletano Diego Valentín Díaz. De este autor, destacado colaborador de Gregorio Fernández y autor de muchas de las policromías de sus esculturas, se conserva en este mismo templo una de sus principales obras: un monumental lienzo dedicado a la Anunciación que podría fecharse hacia 1620.

En el retrato que abordamos, San Ignacio aparece de medio cuerpo, vestido de jesuita, siguiendo un modelo muy difundido a partir de estampas de origen flamenco y del cual, hoy en día, pueden encontrarse copias y réplicas en prácticamente todas las casas de la Orden. Al pie figura la inscripción alusiva a su condición de fundador de la Compañía de Jesús y en la esquina superior izquierda el IHS, símbolo de la orden. Por su parte, de la carta autógrafa del santo guipuzcoano –la firma con su nombre de pila "Yñigo"-, sabemos que está dirigida a su hermano Beltrán de Loyola y en ella le recomienda que trate "con toda cortesía y fiesta que podréis" a Francisco Javier y al embajador del Rey de Portugal Pedro de Mascareñas.

Conservada en el antiguo colegio noviciado medinense desde que en 1615 la donara el padre Nicolás de Frías, rector de Bilbao, está fechada en Roma el 20 de marzo de 1540.


<< Piezas del Mes 2006

ihs

 El Señor nuestro sea siempre en nuestro favor y en mi ayuda. Por la mucha priesa y estremada, que de repente nos dan, a los unos para invitar a las Yndias, y a los otros para Ybernia y para otra parte de Italia, no tengo lugar para poderme alargar como quisiera. Envío a Mtro. Francisco Xabier, nabarro, hijo del Señor de Xabier, uno de nuestra Compañía, es el que esta lleba, el qual va por mandato del Papa y a requisición del Rey de Portugal, demás de otros dos que van por mar para el mismo rey, del qal Mtro. Francisco sereys de todo informado, y os hablará de todo en mi nombre, como si yo mismo fuese en persona.
Sabed que este embaxador del rrey de Portugal, con quien va Mtro. Francisco, es en grandísima manera de nuestra entera amistad, y a quien mucho en gran manera le debemos, y a quien para las cosas del servicio de Dios N.S. es para darnos mucho fabor con su rrey y con todos los que el podrá. Por tanto, pido por servicio de Dios N.S. allá le agays toda cortesía y fiesta que podreis, y Araoz si estubiese ay, reciba esta por suya y así, en todo se dará a Mtro. Francisco el mismo crédito de mi parte, que a mí mismo se daría. En la señora de la casa con toda la familia pido mucho ser encomendado.
El Señor nuestro sea siempre en nuestro fabor y en nuestra ayuda. De Roma XX de Marzo de 1540.

                                          d
e bondad pobre

 Yñigo