PIEZA DEL MES - JULIO Y AGOSTO 2006

Colección de Jetones

Nuremberg y Países Bajos
Siglos XVI y XVII
Cobre

Donación de la Asociación de Amigos del Museo de las Ferias
y del Patrimonio de Medina del Campo


Los jetones son piezas acuñadas generalmente en cobre, con aspecto similar al de una moneda pero sin indicación de valor. Su función primordial es la de ficha de cuenta y, particularmente, en operaciones de cómputo de valores y sumas de dinero, principalmente en las Cámaras de Cuenta y Consejos de Hacienda y Finanzas de los Estados, aunque su uso también fue frecuente entre particulares como mercaderes, asentistas, banqueros y agentes de cambio y bolsa. La palabra jetón tiene su origen en el verbo francés "jeter" (lanzar, arrojar) ya que durante el cálculo las fichas contadoras se "lanzaban" sobre un tablero o paño -de forma parecida a un ábaco- y el valor contable venía determinado por su posición en el tablero. Los jetones empiezan a ser habituales a partir del siglo XIV y se siguen utilizando en contabilidad hasta finales del XVII cuando se impone el cálculo aritmético escrito sobre el cómputo manual.

Al principio, la mayoría de los jetones fueron importados de Francia. Así, los contadores franceses sirvieron de modelo en los Países Bajos donde muy pronto fueron utilizados por las ciudades mercantiles más importantes. A partir de finales del siglo XV y durante el siglo XVI la localidad alemana de Nuremberg fue el principal centro europeo en la fabricación de jetones. En esta ciudad se utilizaron muchos diseños pero uno de los más frecuentes fue el "orbe imperial", el "león alado" de San Marcos o el tipo del "maestro contador" ante su mesa. A finales del siglo XVI artesanos como Hans Schultes, Hans Krauwinckel o Cornelius Lauffer fabricaron jetones para toda Europa.

El jetón pronto empezó a ser utilizado como instrumento de propaganda al servicio de la política. Sobre todo, a partir de la revuelta de los Países Bajos (1568-1648) cuyo origen estriba en un distanciamiento político (la República independiente de la Provincias Unidas del norte y el sur bajo autoridad española), y en una división religiosa (el norte calvinista y el sur católico). Desde 1572 hasta 1609 algunos jetones fueron usados como parte de una guerra sicológica, comparable al uso de panfletos e impresos, con un marcado mensaje político. Así, se representan hechos de armas como: victorias en el campo de batalla, sitios y capitulación de ciudades.. y las inscripciones que acompañan expresan votos por el triunfo de los ejércitos y el anhelo de una paz segura y duradera. Del mismo modo, en estas piezas están reflejadas las disputas religiosas entre católicos y protestantes. Son frecuentes las imágenes que representan escenas del Antiguo Testamento con citas del libro de los Salmos, Profetas o Jueces, sobre todo en aquellos jetones acuñados en el territorio septentrional de los Países Bajos en donde arraigó el calvinismo.

A menudo, también, encontramos en los jetones diseños con clara significación alegórica o emblemática y lemas que reproducen empresas y divisas morales -casi siempre en latín- y representaciones a menudo inspiradas en la Antigüedad clásica con escenas mitológicas o pasajes de grandes epopeyas del mundo antiguo como la Ilíada y la Odisea; lo cual nos indica el alto nivel cultural y formación humanista de una elite de destinatarios que, desde el siglo XVII, empezarán a hacer del jetón objeto de coleccionismo.

Fernando Ramos González
CATÁLOGO DE JETONES DE NUREMBERG Y DE LOS PAÍSES BAJOS EN EL MUSEO DE LAS FERIAS. La Guerra de los Ochenta Años en "imágenes acuñadas".
Monografías del Museo, nº 2. Fundación Museo de las Ferias (en colaboración con la Diputación de Valladolid). Medina del Campo, 2007, 123 pp

AMPLIAR 

AMPLIAR
AMPLIAR AMPLIAR
AMPLIAR AMPLIAR
AMPLIAR AMPLIAR
AMPLIAR AMPLIAR
AMPLIAR AMPLIAR



<< Piezas del Mes 2006