PIEZA DEL MES - ABRIL 2007


Valerio de las Historias Escolásticas

Diego Rodríguez de Almela
Medina del Campo, Nicolás [Gazini] de Piemonte, 1511
Impreso sobre papel, 28x20 cm., dos columnas, tipos góticos (2 h.+lxxxiij fol.)
Biblioteca de Castilla y León (R.120404). Valladolid


AMPLIAR AMPLIAR

El 10 de abril de 1511 se publicaba en Medina del Campo una edición del Valerio de las Historias Escolásticas, obra de Diego Rodríguez del Almela que, hasta el momento, se considera el primer libro impreso en esta villa y de la que se conocen, en España, tan sólo cinco ejemplares. Uno de ellos –los otros cuatro se conservan en la Biblioteca Nacional, en la del Senado, en la de la Real Academia de la Historia y en la del castillo de Peralada- es precisamente éste que exponemos como “Pieza del Mes” de abril –“el mes del libro”-, recientemente adquirido por la Consejería de Cultura y Turismo, con destino a la Biblioteca de Castilla y León, con sede en Valladolid. Esta obra se presenta “en diálogo” con la última edición histórica de Medina del Campo, el libro Política para corregidores… de Jerónimo Castillo de Bobadilla (Imprenta de Cristóbal Lasso, 1608), ejemplar de la Fundación Museo de las Ferias que forma parte de su colección permanente.

De esta obra literaria, que en Medina se imprimió “a costa del virtuoso señor Josquin mercader de libros de la muy noble cibdad de Salamanca”, se conocen muchas ediciones, la mayor parte de ellas impresas en el siglo XVI; la primera es la publicada en Murcia en 1487 por Lope de la Roca; tras la edición de Medina del Campo (1511), se publica en Valladolid (1512), Toledo (1520, 1541), Sevilla (1527, 1536, 1542 y 1551), Madrid (1568) y Salamanca (1587 varias impresiones). Precisamente desde la primera edición de Toledo de 1520, se comete el error de atribuir esta obra a Fernán Pérez de Guzmán y su nombre será el que aparezca como autor en las ediciones citadas. También en Medina volverá a imprimirse en 1574, en los talleres de Francisco del Canto.

De su autor, el murciano Diego Rodríguez de Almela, sabemos que vivió entre c.1426 y 1489, llegando a ser considerado uno de los hombres más eruditos de su tiempo. Ordenado sacerdote en 1451, fue arcipreste de Val de Santibáñez y canónigo en Cartagena. Discípulo del obispo Alfonso de Cartagena y capellán de Isabel la Católica durante las campañas de Granada de 1491, compuso su Valerio tomando como modelo la obra del célebre escritor romano Valerio Máximo, Hechos y dichos memorables (primer tercio del siglo I d.C.), compuesta por nueve libros dedicados a enaltecer las virtudes romanas mediante relatos tradicionales o escritos extraídos de obras de filósofos e historiadores griegos y latinos. Por ello, del mismo modo, el Valerio de Rodríguez de Almela consta de nueve libros divididos en sesenta y nueve títulos y éstos, a su vez, en capítulos que contienen casos históricos y bíblicos concretos.

Entre otras obras de este autor citamos las siguientes: Compilación de los milagros de Santiago, Compendio historial de las Crónicas de España (1462), Tratado de la Guerra (1482) y Batallas campales (1487).

Respecto al impresor Nicolás Gazini de Piemonte, creemos que debió de llegar a Medina atraído por las posibilidades que ofrecían las grandes ferias. Probablemente fuera uno de tantos impresores ambulantes “andantes en ferias”, cuya actividad se centraría en componer impresos sueltos de tipo comercial –pagarés, recibos, etc.-, requeridos por mercaderes y cambistas para ejercer sus tratos. Así se explica que la presente edición del Valerio se publique en 1511, de forma aislada y sin continuidad, teniendo que pasar cerca de veinte años para que aparezca la siguiente obra impresa en Medina del Campo. Más aún, la actividad de Nicolás de Piemonte en la villa parece truncarse ese mismo año ya que meses después, en 1512, aparece trabajando en Toledo y en 1521 en Sevilla.
 

<< Piezas del Mes 2007

Antonio Sánchez del Barrio